La electroestimulación es ya altamente conocida en la recuperación de lesiones. Lleva mucho tiempo aplicándose en las sesiones de fisioterapia, y también mejorando en cuanto a sus indicaciones y usos.

Una de sus vertientes es la estimulación local, utilizada con fines terapéuticos para actuar contra el dolor y provocar la contracción muscular.

Ciertos tipos de corrientes eléctricas se usan para aliviar el dolor causado por las lesiones como, por ejemplo, el método TENS, que es un tipo de corriente que, aplicada en una zona concreta durante un tiempo consigue alivio del dolor en la zona.

Hay otras corrientes analgésicas (algunas con mejores efectos), pero el TENS tiene la ventaja de que se comercializa aparatos pequeños y económicos con pocas contraindicaciones,

Electroestimulación para potenciación muscular

En el caso de la electroestimulación local, se puede emplear, por ejemplo, para trabajar la musculatura en caso de que la persona tenga que realizar reposo. Con esto ayudamos a reducir la pérdida de masa muscular y a recuperar la masa y volumen del músculo afectado por una lesión.

Además, también es utilizado como complemento al ejercicio activo en una fase avanzada de la recuperación, para aumentar el reclutamiento de fibras motoras y la intensidad de la contracción muscular al realizar el ejercicio.

Formación

Las técnicas de electroterapia suponen un amplio abanico dentro de las técnicas empleadas en fisioterapia para ayudar tanto a prevenir como a la recuperación de lesiones. Por ello siguen siendo una buena opción a tener en cuenta por sus beneficios, aunque pueden tener contraindicaciones y efectos secundarios, algo que debemos saber antes de realizar cualquier tratamiento y siempre antes consultar con especialistas. 

WhatsApp chat